Buscar
  • Especialización del ATV

¿De qué sufren los Teckel?

Actualizado: ene 19


Existen varios nombres para referirse a esta raza de perros como por ejemplo: Teckel, Perros Salchicha o Dachshund. En definitiva, todos ellos se caracterizan por su peculiar fisonomía. Ésta se debe a una mutación genética conocida como bassetismo, que dota a los ejemplares de unas extremidades cortas en relación con el tamaño del cuerpo.


Teckel marron en el bosque con una bufanda.

Esta característica tan propia de ellos, además de hacerlos adorables, les da una serie de problemas muy frecuentes. Estamos hablando de problemas locomotores, principalmente asociados a la columna. Se presentan como dolores lumbares, los cuales, en casos más severos, acaban desarrollándose en hernias discales.


Radiografía de la espalda de un Teckel.

La hernia discal

Haciendo un breve repaso de la columna vertebral, en el perro está formada por 30 vértebras (sin contar la cola) que conforman un eje central donde se sujetan las costillas y se insertan músculos y extremidades.

Para permitir que la columna sea flexible, las vértebras deben estar separadas una de otra por una especie de “cojinetes” o discos intervertebrales. Además, la columna vertebral tiene otra función muy importante: dentro de ella se aloja la médula espinal, eje central del sistema nervioso y principal conexión con el encéfalo.

El problema de estas razas es cuando el cojinete” se rompe y afecta a la médula espinal provocando inflamación, dolor, incluso, en algunos casos, parálisis de algunas extremidades.



Prevención:

Para prevenir la hernia discal o, en definitiva, los problemas de espalda en el teckel, hay que prevenir el sufrimiento lumbar. Para ello debemos evitar que salten desde grandes alturas y, sobre todo, controlar la alimentación. Se ha visto que el sobrepeso fuerza la zona de la espalda provocando una mayor incidencia de hernias.


Además de estas medidas. Está más que demostrado que, por un tema genético, los discos intervertebrales o “cojinetes”, tienen una menor rusticidad y están predispuestos a romperse. Por todo ello, desde los criadores tienen una labor importante de cara a seleccionar aquellos animales sin problemas lumbares.


Curación:

En los casos leves la mejor recomendación es el reposo y un tratamiento antiinflamatorio, con la finalidad de bajar la inflamación producida alrededor del disco bajando el nivel de dolor lumbar que sufre nuestro animal.


En casos más graves, lo más recomendable es realizar una “hemilaminectomía”, consiste en una práctica quirúrgica mediante la cual eliminamos la parte del disco intervertebral que está produciendo la compresión con la médula y el dolor a nuestra mascota.


¡Si te ha gustado el post, no dudes en suscribirte a nuestro blog, dónde encontraras contenido relacionado con el mundo animal, formación veterinaria especializada para auxiliares técnicos veterinarios (ATV) y casos clínicos veterinarios reales!

Logotipo de Cuas. Formación veterinaria.

"Los contenidos de esta publicación se redactan sólo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar diagnósticos o sustituir la labor de un profesional. Le recomendamos que contacte con su especialista de confianza."